Artiles y mi Efecto Memoria

Se agradece cuando te leen y, además, piensan y repiensan lo que has escrito. No me cabe duda de que eso es lo que le ocurrió a Manolo. Recuerden, o lean el artículo que les enlazo, en el que hace unos meses expliqué el por qué de los buenos datos del EGM para una determinada televisión y lo que viene a denominar el Efecto Memoria entre los encuestados del Estudio General de Medios (EGM)-. Se que esos datos provocaron berrinches, soflamas propagandísticas y demás encochines en las direcciones y redacciones de las teles que quedaban a rebufo de la primera. Es lógico: a quién le gusta aparecer en los papeles de segundón, sobre todo después de mantener durante meses e incluso años una farsa con los inexistentes datos de otra encuesta- diaria- que se llama SOFRES. Sí, porque para quien se muestre crédulo ante semejantes afirmaciones mentirosas, las teles locales, al menos las de Tenerife, no son auditadas por la empresa SOFRES. Parece que todo se reduce a un tema técnico previo paso por caja.

Yo debo de ser de los primeros en la isla en dar la bienvenida a principios de los años 90 a Manolo (me reservo más detalles). Debo incluir- demás- que tengo su numero de móvil en mi agenda...y para dar más señales... creo que es un tipo que aprovecha las oportunidades. Eso, mezclado con su proverbial capacidad para venderte una escoba en el desierto hacen de él una persona que se ve forzada a diario a mantener un estatus que pocos pueden pagar, si no es con dinero de otros, independientemente de los antecedentes de moroso que tenga el aquí mentado, según denuncias judiciales. También añado que su tele esta hecha con gusto, gracias a su inseparable compañero; al César David lo que es del César David.

Pero lo que realmente me preocupa de Manolo hoy por hoy es que me haya entendido. Que me haya hecho caso y con humildad haya sabido entender lo que quise decir en ese artículo del Efecto Memoria. O si no ¿cómo se entiende que haya llenado las isla de carteles con su cara? O llegado acuerdos con la nueva directora de Radio Club. Todo es cuestión de memoria, Manolo, todo. ¡Y tan amigos!

Publicar un comentario