Hoy vengo a confesarte que ¡SOY NOMOFOBICO!

He buscado por Internet ¿dónde si no? y tiene nombre. Se llama síndrome FoMO (Fear of Missing Out, miedo a perderse algo). También lo llaman "nomofobia". Ciertamente he comenzado a padecerla. Lo confieso en este blog, que es de las pocas herramientas que tengo para difundir; para gritar ¡SOY NOMOFOBICO!

He identificado que lo soy,  me aturrullan los mensajes: qué si el facebook, el twitter, el google plus, el güasapp, telegram, hangouts, skype, instagram... gmail, outlook, dominio personal... y más app que llevo en mi móvil. Lo que me ocurre es lo siguiente: cuando veo la pantalla de notificaciones, llena tras dejar el móvil "aparcado" tan sólo durante media hora, me entra el agobio que describo como ansiedad que sube del pecho a la garganta y con la que entran ganas de escapar y comenzar a correr en dirección a ninguna parte. De inmediato, como una urgencia para seguir vivo, tengo la necesidad de parar y comenzar a respirar profundamente. Lo hago, y se me pasa, pero vuelve en minutos.

La solución la encontré en mi memoria. Cuando sólo hablaba o mandaba un SMS esto no me ocurría. Ante la imposibilidad de olvidar del todo mis app en tablet y móvil ¿inteligente? te presento a mi terapeuta por horas. Funciona, vaya si funciona.

Ver este vídeo hizo que identificara mi  FoMO

 
Publicar un comentario en la entrada