Simbolismo español para reírse de todos los canarios

Con más años en Canarias que en ningún otro lugar, hoy siento de manera más aguda que nunca el dolor de un pueblo humillado por la historia del colonialismo europeo, al que hoy todavía, más de 500 años después de su conquista, se le sigue maltratando de las maneras más variadas e insultantes.
Y es que no salgo de mi asombro al leer cómo la plana mayor del PP con la señora Cospedal y el señor Soria –al que bien haríamos en proponer como canario non grato en esta tierra-, tienen previsto celebrar en Tenerife este sábado los dos años de la toma del poder del señor Rajoy, como si hubiera algo que celebrar por eso, especialmente aquí en Canarias. En Canarias sí, donde dejando a un lado esta vez la desastrosa gestión de la pseudonacionalista mafia caciquil que nos lleva gobernando durante décadas, llevamos ya dos años sufriendo a la par las reformas despiadadas del Gobierno del PP. En Canarias, siempre a la cabeza en paro, pobreza, paro juvenil, peor aplicación de la Ley de Dependencia, fracaso escolar, desigualdades entre ricos y pobres, listas de espera sanitarias, cesta de la compra más cara y otras muchas estadísticas, en la tierra donde hemos hecho de la solidaridad televisiva y buenista casi el único medio que nos queda para alimentar a nuestra gente con la connivencia o el entusiasmo de la mayoría de agentes políticos y sociales, aquí es donde se les ocurre venir a celebrar el horror de dos años de gobierno que son lo más parecido a un viaje atrás en el tiempo hasta los peores años del franquismo que nunca terminó de pasar.
Pero claro, si lo piensas un poco y atas cabos, pronto empiezas a entenderlo. Soria, Cospedal y toda su prole son conscientes de que no pueden celebrar nada, nada más que la suerte que tienen de seguir gobernando después de todo lo que se está sabiendo de sus andanzas contables y otras porquerías, y puestos a elegir un sitio han elegido uno donde saben muy bien que nadie les va a protestar, unos por miedo, otros porque andan a lo suyo y todavía escapan y otros porque no se enteran de nada, gracias sobre todo a nuestros queridos medios de des- información de masas. Por eso eligen Canarias antes que ningún otro lugar, en lo que para mí es una ofensa muy clara a todos los canarios y canarias, especialmente a los muchos miles que lo están pasando mal en estos años.
Pero la cosa no queda ahí,  y así, han ido a celebrar el ignominioso evento en un lugar con mucha simbología para los canarios, una cooperativa platanera de La Orotava. ¿Lo pillan verdad? En su chulería y desprecio al canario, los populares no han querido dejar pasar la oportunidad de llamarnos a todos con ese calificativo que tanto se usa para definir a los canarios pasivos y acomodados. Sí, sí… díganlo: ¡aplatanados! Pero claro, no podían decirlo así con todas las letras, Paulino entonces se habría dado cuenta, y han preferido tirar de simbología para disimular un poco, sin cansarse demasiado todo hay que decirlo.
Y así están las cosas, y a mí sólo me queda la opción de contarlo, con la esperanza de que algún canario con dignidad y orgullo de serlo sienta la misma rabia que estoy sintiendo yo, y lo cuente, y lo grite, y lo denuncie, y vaya a La Orotava este sábado, porque ya está bien señores, ya está bien.

                                   Eloy Cuadra
Publicar un comentario