No te lo vas a creer

 Me parece brillante, acorde con los tiempos y hasta clarificador de la libertad- que de momento- se respira en la Radio Pública. Lo escuchaba a la una de la tarde mientras iba camino del colegio a recoger  a mi hija. Mientras atendía al locutor me preguntaba si mis niños iban a vivir en un país aún más libre dónde los curas se ocupen de sus cosas y en su casa, que los banqueros no sean aun más ladrones y que al resto nos dejen en paz y acaben ya de manipularnos con sarandajas del tipo vacúnese usted todos los años para ser más feliz.
Esto es lo que escuchaba en la radio mientras pensaba en mañana o en el día después del 20 N:

ENTRADILLA DEL PROGRAMA ( 4/10/2011)

No te vas a creer lo que te voy a contar… Esta frase debería encabezar todos los telediarios, boletines informativos y portadas de todos los periódicos en estos tiempos. No tanto por la manipulación de la realidad a conveniencia de su ideología que practican a menudo los medios sino, sobre todo, porque la realidad ha alcanzado tal grado de irrealidad que no resulta creíble.

No hay más que mirar a las portadas. Los periódicos, telediarios y boletines hoy cuentan:Detienen a 700 indignado en Wall Street por protestar contra los recortes y contra Wall Street. También en España, detienen por atacar al Estado a los indignados que obstruyeron la entrada de diputados en el Parlament de Cataluña el pasado 15 de junio. En esa misma comunidad, los recortes del gobierno catalán en Sanidad Pública han elevado la lista de espera quirúrgica un 23%. Y en todo el país, el paro en septiembre ascendió en 98.000 desempleados. Al mismo tiempo hemos sabido que los directivos de una caja gallega que fue rescatada con 2.500 millones de dinero público, han recibido 23,6 millones de euros por su cese. Y en Murcia, un juez deja libre a hombre que ha amenazado con llevar a la tumba a su mujer y sentencia que cuando la llamó “zorra” no la estaba insultando, estaba alabando su astucia, porque el término zorra…

Así son las cosas y así las han contado en los medios. Pero las cosas no son así. Si fueran fieles a la verdad, los medios deberían haber dicho: En libertad miles de ladrones que han hundido el sistema mientras la policía pierde el tiempo deteniendo a las víctimas de sus robos. La misma situación se da en Cataluña, donde son detenidas por error unas personas que trataban de evitar un ataque al Estado en Cataluña, impidiendo la entrada en el Parlament de unos indignantes antisistema. Lamentablemente, no lo lograron y cómo después se ha visto, estos peligrosos malhechores entraron en las cortes y desde entonces no han dejado de cortar y recortar el Estado del bienestar hasta dejarlo irreconocible y en muy mal estado. Mucho nos tememos que tendrá que esperar años en las listas de espera de la Sanidad Pública para ser atendido. Los mismos años imaginamos que tardaremos en ver en la cárcel a los tres directivos gallegos que se han llevado más de 23 millones de euros de dinero público como premio por hundir una caja y que están disfrutándolos tranquilamente en sus casas. Suponemos que tan tranquilos como el juez de la Audiencia Nacional que dictó la detención de los indignados catalanes en lugar de detener a los verdaderos antisistema. Quizá su confusión se debe a que no sabe diferenciar inocentes y culpables. O quizá la sentencia la dictó el juez murciano que no sabe que llamar “zorra” a una mujer es un insulto. Suponemos que tampoco le importará que le llamemos “cabrón”, ya que se lo decimos en tono coloquial como cuando se le dice a un amigo “menudo cabrón estas hecho”. Las apariencias engañan. Por eso también es posible que la policía se equivocara en sus detenciones y no detuviera a los verdaderos culpables porque llevaban corbata, una confusión muy común que la actualidad ha demostrado falsa. Como todo el mundo sabe, la mayoría de criminales en estos tiempos llevan traje y corbata y a veces toga. Desconfíen de ellos.

Desconfíen de lo que les cuentan. La realidad ya no se ajusta a la realidad, no se ajusta a la verdad. Es una ficción calamitosamente mala, escrita por un grupo de zorras y cabrones. Quiero decir: “mujeres astutas y solapadas” y hombres que “hacen malas pasadas o resultan molestos”, según el diccionario de la Real Academia de la Lengua.

Javier Gallego, Director de Carne Cruda en RNE ( Lunes a viernes a las 13,00, hora local Canaria)

Publicar un comentario