Reflexión de quien des-espera la guagua

No se si lo de mirar al cielo es que ya va grabado en nuestros genes, a la espera de que nos caiga la respuesta en plena coronilla... o por que- en verdad- se nos ha acabado ya donde mirar. Ahora miro en oblicuo izquierda. Ahora en derecha...Lo de mirar en oblicuo derecha me cuesta más, debo preguntarle a un especialista porque cargo mejor de izquierda que de derecha. Sigo mirando; ahora al frente. Ne veo nada. Si lo intento girando el cogote hasta los 180 grados me veo el culo. Vaya!!! este mes de piscina intensiva me está endureciendo los cachetes.

Acaba de pasar la guaga. Va vacía. Ya no hay quien se suba. `Los parados no se pueden costearse ni el primer escalón que les separa del suelo al chofer', me acaba de espetar una señora por la espalda al sorprenderme mirando el culo, el mío.

Y a todo esto que quería yo escribir desde la primera linea. De lo anterior nada de nada. Pero no lo voy a borrar.

 A SÍ. Ya pillo el hilo. Vuelvo a mirar para delante y sigo sin ver nada. Ahora todo está obscuro. Es en este momento cuando se apodera de la raíz de mis pocos pelos el recuerdo de que yo quería ser astronauta. Jope, que bien se debe estar ahí arriba sin que te devalúen. ¿Habrán echado un currículo para manejar esa guagua de los cielos? Ahora que lo miro... no he puesto en el mío que tengo carné de segunda y de motocicleta.

Sigo pensando:

Publicar un comentario