La vaca que ríe


E-coli: lo que aprendí de esta bacteria en el momento que tuve cólicos es que vive entre nosotros y apenas se manifiesta, salvo si le entra el capricho. Pero generalmente llegas a la edad de morir y se va contigo sin rechistar. La e-coli vive principalmente en el intestino de los animales. Como ya sabemos, esta bacteria ha saltado a la fama por el asunto de los pepinos. Al final, #pepinosinocentes. Pero la nota que me preocupa razonablemente la ha venido a poner la OMS: "Esta cepa no se había detectado nunca en una situación de brote infeccioso... Es altamente tóxica y resistente a algunos antibióticos", afirmó el portavoz de la agencia de la ONU. Lo cual me hace preguntar que carambanos le estamos poniendo en la comida a los animales. Porque de lo que no cabe duda es que la contaminación ha salido de ahí dentro; de la tripa de una vaca.


Esto me recuerda a casos como el de el Tamiflú. De un día para el otro ya no se vendía ni recetaba el anís estrellado con la excusa, decían, de que causaba problemas neurológicos. Así estamos todos los de mi generación y las anteriores... todos gilipollas, me dije. Pero llegó la fallida 'plaga universal' de la gripe A y se vendió todo el tamiflú extraído del anís. Ahora ya encuentras de nuevo la estrella anisada y, por lo visto, ya no causa estragos en nuestro sistema. O es que quieren que seamos todos gili.....


Que si los de Monsanto quieren meternos los transgenicos por la boca a fuerza de darnos por detrás, que si estos mismos nos venden mata hierbas que produce plagas de más hierbas que hay que matar con un producto que produce abortos...que si prohíben en Europa la entrada de una planta que cura la diabetes tipo II con la excusa de que no está suficientemente probada y les da igual que lleve 20 años en Japón, Sudamérica y parte de Norte América sanando a gente y evitando amputaciones. Así como no permitir que en las bolsas de plantas medicinales, esas que nos han permitido llegar hasta este siglo XXI, se pueda leer ni una sola letra que hable de sus bondades, permitiendo sólo a la industria farmacéutica que se apropie de nuestra salud. O hacer la vista gorda con los que no venden leche con dudosas cualidades contra el colesterol, sin contar que esa misma leche está tan uperizada que ya nuestro cuerpo es incapaz de metabolizar las grasas que contiene. 


Recuerdo que el otro día a razón de una noticia sobre la leche de cabra, un colega me informaba que en las queserías tienen que vérselas para que les cuajen los quesos porque los antibióticos que le dan a los animales impide ese proceso natural.


Y después de escribir todo lo de arriba me pregunto ¿y aún me sorprende de que del intestino de una vaca haya salido una bacteria asesina? 


Nota: en sueños veo una vaca vengativa que se ríe, de todos.
Publicar un comentario