Cirugía cardíaca del HUC: una revisión antes de las elecciones

(N.Sosa, el del centro. Foto La Opinión) 

Nicolás Sosa García, presidente de la Asociación Canaria de Afectados por el Servicio de Cirugía Cardíaca del Hospital Universitario de Canarias, ha escrito lo de abajo. Me lo envía y espera de mí que, al menos, lo lea. Hago más: lo publico.

TEXTO DE N. SOSA:

Lo que viene a continuación no pretende ser una crítica a ningún partido político, sino a la actuación de determinadas personas que constituyen en un momento parte de esos partidos, y que ahora solicitan de nuevo el voto. No hay animadversión hacia ninguno ni intereses ocultos, no sabemos cómo se comportarían en otras circunstancias, ni si otros son peores, pero nos consta su actuación en un caso concreto que conocemos bien, la situación del servicio de cirugía cardíaca del HUC: miraron por su interés particular y el de sus amigos y no por el bien general, en un asunto en el que estaba en juego de forma tangible la vida de muchas personas.

Esta es la realidad, acreditada por datos, y si los aludidos creen que es mentira, podrán ejercer las acciones judiciales que el Estado de Derecho pone a su disposición, siempre, claro está, desde el principio de presunción de inocencia:

- La mortalidad duplicaba la media nacional y la triplicaba si se consideraba el riesgo de los pacientes.

- Cuando debían tener una mortalidad en torno al 7%, algunos cirujanos superaban el 30%.

- El hospital emitía informes falsos para ocultar lo que sucedía: la memoria del 2005 contabilizaba 5 fallecidos, cuando en realidad eran 47. La del 2006, 3 fallecidos, cuando en realidad eran más de 30.

- En algunos procedimientos como "dos válvulas", donde se esperaba una mortalidad de 8%, se superaba el 50%.

- El jefe de servicio está imputado de, al menos, 24 homicidios y lesiones imprudentes, tras una investigación de fiscalía y forense, a petición de la organización médica colegial. Veinte familias reclaman 4 millones de euros por lesiones. La auditoría realizada al servicio recomienda su sustitución. La comisión deontológica de la Sociedad Española de Cirugía Cardiovascular solicitó expresamente su expulsión el año pasado. Sigue en su puesto.

Esta es la actuación concreta de los políticos responsables.

María del Mar Julios, Consejera de Sanidad hasta 2007. Fue informada directamente de los datos reales del servicio y de la elevada mortalidad desde verano de 2006. Nunca aceptó reunirse, comprobarlo, o tomar medidas. En Diciembre de 2006 le hicieron una pregunta parlamentaria cuestionando si había una mortalidad superior al 14%. Lo "negó tajantemente". Recomendó seguir operándose en el HUC, aún a sabiendas de que la mortalidad era inaceptable.


La auditoría encargada para "demostrar que todo estaba normal" acreditó lo opuesto a lo que pretendía: "mortalidad inaceptable bajo cualquier concepto" (textual). La auditoría se escondió durante 1 año hasta que fue filtrada a la prensa. Durante ese año, la Consejería afirmó que "según la auditoría los resultados son aceptables".


María del Mar Julios se presenta como candidata al parlamento por CC en Gran Canaria.

Mercedes Roldós, Consejera de Sanidad desde 2007. Cuando el asunto explotó amenazó con querellarse contra quien hablara del asunto en la prensa). Negó la existencia de elevada mortalidad. Posteriormente, cuando la auditoría se filtró y quedó en evidencia la realidad, afirmó que era un problema del pasado, que se habían tomado 35 medidas con carácter inmediato y que en 2008 la mortalidad ya era normal.



El Diputado del Común, D. Manuel Alcaide Alonso, estuvo requiriendo durante 3 años a la consejera y al HUC que le informara de cuáles eran esas medidas y qué mortalidad había en 2008. El hospital se negó a facilitarle la información. Por fin, en 2010, el HUC la envió lo siguiente:

- No consiguieron inventar 35 medidas, sino 17. Tan sorprendentes como: "incremento de la actividad quirúrgica" o la "puesta en marcha de la Comisión de Mortalidad", algo que por norma ya existe en todos los hospitales

- La mortalidad durante 2008 fue el doble que la media nacional, como en los años anteriores.

Mercedes Roldós se presenta como candidata al parlamento por el PP en Gran Canaria.

Ricardo Melchior, presidente del Cabildo. Fue informado directamente por escrito. Fue el único de los altos cargos responsables que aceptó dar la cara y reunirse, y además solicitó él mismo una segunda reunión, aunque fue para decir que el Cabildo sólo era responsable del 49% del HUC y que él no tenía nada que ver, sino que era cosa de la consejera de sanidad (de su mismo partido).

Ricardo Melchior se presenta por CC al Cabildo de Tenerife.

Antonio Alarcó, cirujano del HUC, ex-director médico del HUC. Conocía directamente de primera mano la situación real del servicio. En 2007 y 2008 declaró -antes de que se filtrara la auditoría- que no existía ningún problema de mortalidad y que todo era "un simple problema laboral". Se reunió con la asociación de perjudicados, dijo haber mirado todos los historiales y no haber encontrado nada anormal, recomendando que se olvidasen del tema.




"- ¿Qué opinión le merece lo publicado en las últimas semanas en relación al funcionamiento del Servicio de Cirugía Cardiaca delHUC? (2008)

- Antonio Alarcó: Primero, me da tristeza. Es un problema laboral estricto. Lo conozco muy bien y debo decir que el Hospital Universitario de Canarias es uno de los buques insignia de la sanidad española y canaria; que los profesionales que trabajan en el HUC se merecen un profundo respeto; que los resultados recientes en Cirugía Cardiaca son excepcionales, buenísimos"

Pero en la Auditoría se lee: "mortalidad elevada e inaceptable", "mortalidad elevada incluso en pacientes de bajo riesgo", "solucionar el problema no es optativo, sino obligatorio", "los pacientes no parecen ser la prioridad del hospital".

La Fiscalía Provincial de Tenerife y el servicio forense analizaron unas cuantas historias, e imputaron de "homicidios y lesiones imprudentes" al jefe de servicio.

Juzgados de lo Contencioso de Las Palmas han sentenciado en Mayo de 2011 que el HUC está obligado a analizar los historiales reclamados en demanda por los pacientes, cosa que hasta entonces no se había hecho.


Antonio Alarcó se presenta por el PP al Cabildo de Tenerife.

Parlamentarios del PSOE: tomaron parte activa a principios de 2008, arremetiendo contra la coalición CC-PP en 2008, con preguntas parlamentarias y declaraciones en prensa solicitando que se aclarase lo sucedido. Luego cayeron en el silencio y desde entonces no han hecho, que se sepa, ninguna actuación ni para aclarar lo sucedido ni para enmendar la situación o exigir responsabilidades.

Ningún partido político ha expresado que vaya a hacer nada sobre este tema, ni a aclarar las cosas, ni a exigir responsabilidades.

Algún político ha afirmado que en el servicio de cirugía cardíaca del HUC se han operado, con éxito, médicos y políticos canarios. Los retamos a que muestren sus historiales en público. La palabra, a la vista de los antecedentes, no es suficiente.

Un conocido proverbio dice "cada pueblo tiene los políticos que se merece". La Comisión Europea, sobre la situación de Grecia, dictamina que "parte del problema es que el pueblo siguió votando a los políticos que habían demostrado ser corruptos".
Publicar un comentario