Si no te comes la sopa te llevará el coco

La gran tortura de nuestros jóvenes llegará cuando descubran que la felicidad no era el haberse comprado el iPad, el BMW o, vete a saber, el ático en Residencial Anaga. La gran tortura, y de camino la visita al psiquiatra, les viene ya impuesta por los mayores que les han hecho un mundo para que no piensen, y apenas lean, si es que en algún momento lo han hecho. Les engañan con la grandilocuente palabra de DEMOCRACIA. ¿Democracia? ¿cual? la hecha de la propaganda y de la venta de ideas interesadas y repensadas de salto de mata en salto de mata, aunque en este caso de salto de despachos a reservados de restaurantes. Ya lo dice Serrat en su disco Sombras de la China con el tema Los Macarras de La Moral: 'el que se sale del rebaño: destierro y excomunión'. No, no serán pensadores libres como aquellos- que ya me cuesta encontrar- que se refugiaron en profundas ideas pertrechadas bajo los bancos y que finalmente viendo la luz cambiaron aquel mundo. Este, el mundo de ahora, el del BMW, está roto. Y lo está porque con la boca llena de babas escupidas a tu cara han convertido la palabra democracia en el anuncio de otro Apocalipsis con el cual surgen como salvadores de ti mismo. Algo así como crear una vacuna que te cura de los efectos de la vacuna que ellos mismos inventaron..y así mil veces mil.

Sólo se me ocurre, como le acabo de entender a la irreverente poetisa Elsa lópez, que abramos los libros para que nuestro sentido critico, el mismo que debe estar en algún lugar de nuestras células, reviente como una cafetera tupida. Porque si esperamos a que a ellos les resuciten un sistema educativo que forme a pensadores vamos muy jodidos, y ya seremos los padres los últimos- de este cementerio- en preguntarnos quien coño ordena todo esto para que nuestros hijos no tengan que acudir al psiquiatra preguntándose el porque de ese nudo angustioso como una aceituna en la garganta. Los veo llorando asustados, aplastados al diván... al que se agarran clavando las uñas mal comidas y volviéndose locos porque no saben si lo que buscan- huérfanos- está en ellos mismos o en el coche que está a merced del polvo en la plaza de garaje que tuvo que comprar para que ne arañen ese cacho de ¿felicidad?.  

..."si no te comes la sopa te llevará el coco"...
Publicar un comentario