El Cabildo de Tenerife conculca el derecho a informar

No aprenden. Hay una perversa manía entre los gobernantes y sus asesores en delimitar los derechos cuando son gratis para los ciudadanos. De nuevo, en pro de la seguridad, dicen ellos, se prohíbe el acceso a las Cañadas del Teide porque temen que nos resbalemos y demos con el culo o los dientes en el suelo. O, en el peor de los casos, que nos despeñemos pinos abajo. Llego a entender que se cierren los accesos a las cañadas por placas de hielo o por nieve al común de la población, aunque si se tiene cadenas para las ruedas del coche no encaja que la medida afecte a los usuarios de estas.

Pero lo que no me cuadra y no cuadra es que se le prohíba el paso a los medios de comunicación... evitando así que el resto de los ciudadanos conozca lo que está pasando ahí arriba. Aunque únicamente sea para ver monturrios de nieve recién caída o para filmar esas placas de hielo culpables, supuestamente, del cierre de la calzada. Un año más se impide enseñar unos hechos que para la población son relevantes.

 Este jueves 10 de febrero desconcertaba y hasta abochornaba ver y escuchar las formas en la que los periodistas de televisión daban vueltas y vueltas a sus crónicas para intentar contar algo coherente, pero sin el protagonista de la noticia: la nieve. Los colegas de Gran Canaria no tuvieron ese problema, allí había nieve y la vi por la tele. No voy a decir yo a los cabildistas y sus asesores como procurar que la información llegue a todos los ciudadanos -que lo se- recomiendo que se pasen por la constitución y lean al artículo 20 antes de conculcar el derecho a informar de forma veraz. Y ya que ando nadando en esta indignación intenten ustedes este fin de semana hacerlo mejor, pero mucho mejor: ¿Operación? Nevada.

Debajo una muestra encontrada de como contar algo que no te dejan contar.

Más vídeos en Antena3

En Gran Canaria sí se pudo informar. Otra muestra encontrada en el mismo canal de TV.

Más vídeos en Antena3
Publicar un comentario