Espera a divorciarte, espera.


La noticia me la mandan mis colegas desde Estrasburgo. Según se pide desde el parlamento, es hora de que las parejas mixtas (un español con una alemana, por ejemplo) puedan elegir la legislación que acogerse en caso de querer divorciarse. No esta mal la cosa. Europeos hasta para eso.


ESTO ME CUENTAN:

El Parlamento Europeo ha aprobado la propuesta de 14 Estados miembros de negociar una directiva que permitirá a las parejas internacionales elegir la legislación que se aplicaría en caso de separación. Esta será la primera vez que un grupo de países hace uso del procedimiento de cooperación reforzada para tomar la delantera en la legislación europea.


Lee más.

El procedimiento de cooperación reforzada permite a algunos Estados miembros avanzar en una legislación que bloqueada en el Consejo. El Parlamento tendrá que ser consultado sobre la nueva propuesta con el contenido de la legislación.

Estas normas permitirían a las parejas internacionales (parejas de distinta nacionalidad, que viven en diferentes países de la UE o que viven juntos en un país distinto de su país de origen) elegir qué ley se aplica si deciden separarse, siempre y cuando sea la norma de un país con el que tienen una vinculación estrecha (residencia de larga duración o nacionalidad, por ejemplo).

Con esta normativa, una pareja franco-alemana que vive en Bélgica podría elegir si se divorcia siguiendo la legislación francesa o la alemana. "Estamos ofreciendo a las parejas más libertad de elección en su divorcio, que es un momento difícil en sus vidas", ha destacado el ponente Tadeusz Zwiefka (PPE, Polonia).

Cada año, se registran en la UE más de 350.000 matrimonios internacionales y 170.000 divorcios, lo que supone un 20% de todos los divorcios en la UE. En 2007, los países de la UE con un mayor número de divorcios internacionales fueron Alemania (34.000), Francia (20.500) y Reino Unido (19.500).

Esta propuesta responde a una iniciativa de nueve Estados miembros (Austria, Bulgaria, Francia, Hungría, Italia, Luxemburgo, Rumania, Eslovenia y España), después de que la propuesta de la Comisión Europea de 2006, conocida como "Roma III", permaneciera bloqueada en el Consejo. A estos nueve países se han unido Alemania, Bélgica, Letonia, Portugal y Malta. Grecia, que en un principio también iba a participar, decidió retirarse. Los demás Estados miembros podrán unirse en cualquier momento.

Publicar un comentario