La Gomera es...

Hace tiempo que conozco la noticia, pero no por eso deja de ser actualidad, y mucho menos cuando llega hasta mí la carta que ha hecho circular el hijo del hombre de 72 años, del municipio gomero de Agulo, que murió a las puertas del centro de salud porque las guardias medicas acaban a las diez de la noche. No voy más que hacerme eco de su misiva, los comentarios me los reservo para que los hagas tu, estupenda y estupendo seguidor.

------------------------



El mercantilismo económico mató a mi padre. Carta abierta a TODOS los políticos de canarias.

Me llamo Óscar Mendoza y soy el hijo de la persona que ha fallecido en la
puerta del centro de salud de Hermigua.

En primer lugar decir que estoy a disposición de los medios de comunicación
para dar toda la relevancia a este asunto. Mi correo electrónico es
XXXXXXXX

No quiero dinero ni venganzas (por eso no acudiré a los tribunales) pero sí
quiero dejar constancia de ciertas cosas. Creo que las lágrimas de mi madre
me legitiman para exponer todo lo que rodeó la muerte de mi padre.

Sé perfectamente que la causa de su muerte está basada en la famosa
diferencia entre guardias presenciales y guardias localizadas o, hablando
claramente, entre vivir, por ejemplo, en Tenerife o en La Gomera. ¿Se
imaginan a una persona de Tenerife que muere en la puerta de un centro de
salud después de que su hija y su esposa estuvieran tocando en la puerta y
llamando al 112 más de media hora? ¿Verdad que no? Pues eso pasa en La
Gomera. Y no es la primera vez que pasa. Hace apenas dos meses murió un
chico de aproximadamente 35 años en circunstancias muy parecidas.

La auténtica causa de la tragedia de mi familia es la falta de inversión en
sanidad pública (algo similar pasa en educación, mundo que conozco muy bien
ya que soy profesor). No hace falta ser muy listo para darse cuenta de que
lo básico de una sociedad es la sanidad y la educación, pero para los
políticos canarios (de todos los colores) parece que eso no es importante.
¿Será porque no es rentable económicamente? ¿Qué negocios ocultos tienen en
la sanidad privada o en la educación concertada para no poner los medios
adecuados para que los canarios pobres tengamos derecho a lo más importante?
A lo mejor, y estoy pensando en alto, es que su capacidad no da para más, a
pesar de tener todos estudios universitarios, aunque ya se sabe que "lo que
natura no da, Salamanca no certifica".

El descrédito de los políticos en España es algo que muchos se han ganado a
pulso (no hace falta recodar los casos de corrupción que llenan portadas de
periódicos) pero quiero seguir pensando que en las capas de decisión todavía
hay gente que vela por aquello de la "res publica" y que no está ahí por los
sueldos, bastante abultados por cierto, o por sus increíbles prebendas y
privilegios. Remito a los lectores al libro "La casta parasitaria" aparecido
a finales de noviembre pasado para ver cómo viven nuestros políticos.

Algunos me acusarán de demagogia pero yo les preguntaré en qué he mentido o
en qué me he equivocado. Además ellos no han enterrado a su padre en
circunstancias como yo he enterrado al mío.

En los municipios de Hermigua y Agulo tienes que ponerte enfermo antes de
las 22 horas. De lo contrario te juegas la vida si es algo grave (mi padre
da fe de ello) ¿Saben eso los políticos de Canarias? ¿O será que ellos
disfrutan de seguros privados y viven en islas capitalinas? ¿Los gomeros del
norte son canarios de segunda? ¿No pagan sus impuestos?

Siempre me he preguntado cuánto dinero se ha ido en tranvías, auditorios,
policía autonómica, televisión autonómica, carnavales, fiestas de todo tipo
y demás obras faraónicas, típicas de una sociedad de nuevos ricos que ha
olvidado a donde queremos ir y qué es lo realmente importante. Este país
llamado España ha perdido los valores por completo y por eso se ven cosas
que hace 20 años no se veían. TODOS los políticos, de todos los gobiernos
democráticos, han tenido la culpa de ello.

Yo vivo en Tenerife y no me encontraba en Agulo cuando pasó todo pero
puedo decir que a mi hermana y a mi madre nadie las ayudó, NADIE. En esas
circunstancias no sé como yo hubiera reaccionado pero posiblemente
escribiría esto desde la cárcel.

Por otro lado también sé perfectamente que el personal sanitario no tiene
culpa de nada. Siempre he tenido buena opinión de ellos y tengo amigos en el
gremio.

Como ya he dicho no quiero venganzas ni dinero, solamente que todas las
autoridades políticas (no quiero personalizar en ningún partido) asuman sus
responsabilidades y mi padre sea la última persona que muere por falta de
asistencia. De lo contrario pensaré que para los políticos canarios la vida
en el norte de La Gomera no vale nada y entonces, y sólo entonces, les
maldeciré a TODOS y desearé con todas mis fuerzas que la suerte les sea
tan desfavorable como la mía cuando veo llorar a mi madre.


Publicar un comentario