El cáncer de la antena móvil

Es curioso comprobar que en el asunto de las denuncias por colocación de antenas de telefonía móvil generalmente son las personas mayores las que aseguran o dicen tener molestias.

Se ha llegado a dar el caso de gente que decía dormir mal o que les había entrado una enfermedad tras la colocación de una antena, pero dicha antena no había sido encendida porque le faltaba la licencia de “comunicaciones” y, además, era cierto que estaban apagadas, porque faltaba la acometida eléctrica. ¿Se trata de sugestión?

Estas antenas emiten sólo a un 10% de su capacidad. Se ha comprobado que dormir al lado de un enchufe o de un radio despertador es peor que esta radiación. ¿Por qué no dicen nada los vecinos a los que le pasa un cable de alta tensión sobre sus cabezas, o los de Ofra (Tenerife) que tienen al lado la antena de Radio Club?, qué ni se imaginan a los cientos de miles de “watios” que emite, y no te digo nada de la señal de Radio Nacional, que se mete en los porteros eléctricos y en los teléfonos.

Ahora ya no interfiere tanto porque se desarrollaron unos condensadores para evitarlo, pero sigue emitiendo a todo tren. Incluso, sobre esto puedo añadir que cuando los técnicos iban ha realizar el mantenimiento de estas torres emisoras de radio hacían el experimento de acercar a la antena un tubo fluorescente sin estar enchufado a nada y se encendía como por arte de magia. ¡Menuda potencia para prender una luz únicamente por la radiación que estaba en el aíre! Lo que ocurre es que las antenas de móviles son una novedad y están cerca de la población.

Nadie dijo nada de las anteriores antenas, las de los teléfonos TMA (analógicos de Moviline), anteriores a los GSM de ahora, simplemente porque esas antenas estaban instaladas en altos de repechos o colinas. Pero ignoraban que esas si que emitían como demonios de potencia para cubrir la demanda de la población. Me parece a mi que hay atrevimiento cuando se denuncia la instalación de una antena de este tipo, y mucha sugestión. Es curioso que algunos denuncian casos de cáncer de un día pa´el otro. Con lo que tarda en desarrollarse un cáncer, caray. Y el supuesto cáncer no le da a niños, o a adultos sanos, sino a personas mayores, muy mayores....

Algunos dirán ahora que es por el sistema inmunitario...¡bueno!...seamos más cocientes de lo que denunciamos y hagamos preguntas varias antes de salir al paso. Última cosa, ¿por quá a esa gente le da cáncer por una antena en la azotea y no le da cuando habla por el móvil que lo tienen pegado en la oreja, al ladito del CELEBRO?. He opinado inopinadamente...


"No queremos antenas en el barrio"

Publicar un comentario