Ya vienen los Reyes....con el...


Hoy me debatía entre mirar fijamente o NO, las fotos que me llegan de Gaza tras los asesinatos israelitas. Asesinatos siempre asesinatos de Goliat contra David. Mientras buscaba morbosamente una foto que me conmoviera más que la otra ( ese es un ejercicio que hacemos todos por estos días) me he dado de frente con los Reyes Magos de Oriente. Menudos regalos le están dejando a la población palestina. “Hermosos” juguetes llenos de pólvora, acero made in EEUU que al calentarse crea maravillosos colores amarillos y naranja que te dejan frito, y en el peor de los casos te arrancan la cabeza, una pierna; las manos, los dedos y la vida de cuajo. Esos “juguetes americanos” aman a los niños. Les prefieren a ellos. Son más frágiles, mas blanditos y más fáciles de desmembrar. Cuanto amor sienten las bombas y sus tiradores por los críos. “Exterminarlos para que no me jodan más”, parece que dicen los percutores.

Los niños, siempre ellos. Te sacan de quicio cuando no dejan de corretear por la casa gritando sin parar: Te dan ganas de que tengan pilas y un interruptor para desconectarlos. Pero que buenos son dormidos. Yo quiero que crezcan y que recapaciten. Recapaciten por sus mayores.

Buscando y buscando una foto llegada de Gaza que me hiciera perder el sueño, me encontré con los niños de Uganda. A ellos los Reyes de Oriente también le han dejado regalos, lo que pasa es que ese regalo es imaginación: un envase de plástico y unos tornillos basta para alumbrarles el camino. (Mira las fotos).

Ya se por qué son magos los de Oriente. Qué facilidad tienen para joder la vida a unos y brindarles abundancia a otros. Deseo (casi exijo) que cuando un día mis hijos descubran la verdad de todo este mundo , al menos salgan a la calle a gritar bien fuerte que nadie merece ser una diana por el mero hecho de tener un vecino con el patio lleno de tanques, aviones y bombas a punto de oxidarse.


Publicar un comentario