A vueltas con ¿Dios?


En mi blog de Cosillas con Importancia de El País se ha originado un curioso debate entre algunos lectores tras el último artículo titulado “A PARTIR DE AHORA ESTE SERÁ MI LEMA” (el de abajo).
Voy a aclarar la intencionalidad del mismo: La finalidad es fruto de una larga reflexión de años sobre la existencia o no de un Dios. De ese tipo de Dios que un día pensó en fabricarnos a nosotros y a nuestro en torno. Un Dios, del que no me cabe duda, fue fruto de la imaginación de unos cuantos ínclitos que, sin proponérselo, (pienso) no entendían mejor forma de comprender este mundo y sus alrededores que haciendo responsable del mismo (s) a un ser supremo. Así la cosa fue rodando hasta que llegó a manos de unos listos, y de estos a unos listillos... y así hasta convertirse en la mejor de las excusas para unos caraduras que han estado sometiendo a este pueblo (parte de él) a una “moral” dictada en negro sobre blanco que en ocasiones fue una dictadura. La moral de millones de seres humanos ha estado programada durante siglos desde un despacho, pasillos y celdas de los palacios episcopales de cualquier religión, no sólo de la católica.

La forma de pensar ha cambiado. Ya hay millones de personas que están de acuerdo con el lema este de “Probablemente Dios no Existe”. Yo añado más: probablemente Dios nunca existió como nos han enseñado a fuerza de catecismo. Probablemente lo que quisieron decirnos aquellos ilusos del pasado fue simplemente que no sabían como entender eso de la materia, del universo; del cosmos y a la fuerza del nacimiento de plantas y animales y, sencillamente, ante la incertidumbre que nos crea lo desconocido le encargaron- y cargaron- esa responsabilidad a un ente invisible, inexistente e increíble llamado Dios. Lo que si tengo claro 2009 años después: es que ya Dios ha dejado de existir para millones de seres humanos ahora felices y desprejuciados. Por ahí iba y va el fundamento de mi anterior comentario en este blog.
Publicar un comentario