Un pan, un euro

Cuelgo en este mi blog una interesante reflexión y , de paso, opinión de mi bien conocido Juan Jesús Bermúdez, al que no hay que confundir con el vicepresidente del cabildo de Tenerife, que se llama casi igual. No: este es el responsable del departamento de medio ambiente del sindicato CC.OO. Es un experto en todo aquello que tiene que ver con las presente crisis y las energías. Va pues su reflexión:

Un pan, un euro

Juan Jesús Bermúdez

La subida de los precios alimentarios y el fin de la comida barata no son una sorpresa. Es la extenuante consecuencia de una pléyade de factores que se conjuraron durante las últimas décadas, para engendrar hoy una suerte de macabro festín de la escasez y la carestía – propio de las resacas que traen las borracheras de abundancia -, sobrecogiéndonos diariamente. El nacimiento de la revolución verde, en los años 60 del pasado siglo, parida entre algodones del despliegue del desarrollo civil que sigue al ingente esfuerzo militar de la Segunda Gran Guerra, supuso el incremento de la producción de alimentos más importante de la Historia de la Humanidad. Se triplicaron en tres décadas cosechas de los alimentos más importantes, a mayor velocidad y generando al tiempo el boom poblacional, lo que tuvo como plasmación que el Planeta entrara en una carrera permanente de costes cada vez más bajos de la cesta de la compra.

Terminaron de desaparecer los animales de tiro de las grandes plantaciones del Mundo y las factorías de tanques dieron paso a la generalización de la gran maquinaria agrícola. Los esfuerzos de productividad agrónoma precisos para la guerra también sirvieron de acicate para el desarrollo extraordinario de la industria de los pesticidas, cuyo uso se multiplicó por cincuenta desde esos años hasta ahora: hay decenas de miles de sustancias con esos efectos hoy en el Mundo.

La revolución verde, que cuasi extinguió al pequeño agricultor, multiplicó el uso de fertilizantes inorgánicos casi por cinco en el periodo 1961-1996, llevando probablemente al límite fisiológico de rendimientos a muchas cosechas de cada vez menos variedades de alimentos: la Humanidad recordará estas décadas como las de la destrucción suicida del patrimonio de semillas y cultura agrícola local más importante desde el descubrimiento de la agricultura, todo un record que le podría costar muy caro a la nuestra y próximas generaciones. También conviviremos con las narraciones que hablarán del mayor empobrecimiento de fertilidad de nuestros suelos de toda la Historia, una afirmación que, de no ser trágicamente cierta, podría atribuirse a algún histriónico relato apocalíptico protagonizado por arcángeles vengadores.

Claro que hoy hay 1.200 millones de personas con obesidad, inclusive más que personas desnutridas, algo que, parece, pasará a ser un recuerdo en los próximos años. Es cierto que el Mundo, como nos recuerda el filósofo Jorge Riechmann, produce hoy mucho más que las necesidades calóricas de la población. Pero esa media aritmética se da de bruces con la realidad: un Planeta que está acogotando sus reservas de agua; que, de forma creciente, carece de margen de stocks ante las pertinaces sequías, motivando el renacimiento del nacionalismo alimentario, norma histórica de guardar alimentos hasta el desarrollo de la globalización; una especie que se ha convertido en adicta al petróleo y gas natural cada vez más caros para convertirlos en nutrientes, inyectando dosis crecientes que no dan cosechas tan aceleradas como las necesidades mundiales, más aún si cada vez más población incorpora la carne a su dieta o si los alimentos pasan a los estómagos de los cientos de millones de coches que pueblan nuestras carreteras. En esa Tierra de crecientes costes de transporte, si falla la cadena de frío alimentaria y se da paso a la desglobalización, es de preveer que no sirvan de mucho las medias aritméticas para comer.

Como la gasolina valdrá 2 euros, así llegará el pan a costar 1 euro. No es la maniobra sanguinaria de un grupo de especuladores con cuernos que comen niños y acumulan reservas en cuevas sombrías. Además de la representación de inescrupulosos inversores, asistiríamos a un agotamiento de los márgenes de crecimiento acelerado de la Era industrial, como ya muchos han advertido. Era de ajustes, y también de penosos reproches. Los alimentos tendrán que ser más locales: no es una opción, es un destino. No es la obra de un loco, sino la tragedia, en nuestro entorno, del Hombre del Mp3, la Play Station 2 y la pantalla de plasma, que nunca ha sabido realmente lo que vale un pan.

Me lo pidela UPCC y el cuerpo

La verdad, este cometido presente de reproducir aquí y ahora el último comunicado de la UPCC me apetece, me lo pide el cuerpo y, además, es un deber y, si me apuras, una obligación como trabajador de la comunicación. Lo que me apena de esto: es que mi otra asociación, la de la prensa, aun no se haya pronunciado ante semejantes ataque al honor y a las personas. En esto de hablar por la radio, salir por la tele o escribir en un periódico hay que guardar el decoro y la honestidad, que se les supone deben tener los que con este oficio se ganan el pan. Porque ya sabéis, lo que me conocéis, que no creo en la imparcialidad, sino en la honestidad del informador. Bueno, corto y pego el comunicado de la UPC dirigido a todos los periodistas de bien:

"UPCC reclama que finalice el terrorismo comunicativo que practica Mi Tierra Televisión"

Los directivos de esta televisión siguen insultando y amenazando a los profesionales de la comunicación del Norte de Tenerife La Unión de Profesionales de la Comunicación de Canarias (UPCC) quiere denunciar públicamente las prácticas de los directivos de Mi Tierra Televisión, una emisora que emite desde el norte de Tenerife, cuya política comunicativa se basa en el insulto, la descalificación personal, el lenguaje soez y la amenaza a todo aquel que no comulgue con sus planteamientos ideológicos y los de sus protectores políticos.

UPCC sale de nuevo al paso ante el terrorismo comunicativo que practican los directivos y presentadores de esta televisión, José López y Daniel Montesdeoca que, no contentos con faltar al respeto a la ciudadanía, a distintos colectivos sociales, culturales o a personas concretas por su orientación sexual o ideológica, ahora han reiniciado una campaña de insultos contra los profesionales de la comunicación del Norte de Tenerife. Una de las últimas víctimas del terrorismo comunicativo de esta emisora es el compañero Javier Reyes, de La Gaceta de Canarias, quien fue insultado y amenazado desde esa televisión ayer mismo por José López, secundado por Daniel Montesdecoa y una serie de mensajes de móvil anónimos que se emitieron en la misma línea. UPCC se pone a su disposición, al igual que en el caso de Santiago Toste, delegado del Diario de Avisos en el norte de Tenerife, para defender sus derechos, imagen, honor e integridad profesional.

Al mismo tiempo reclamamos a las empresas
editoras de estos periódicos que tomen, con urgencia, las iniciativas legales oportunas y respalden a sus trabajadores como merecen, ante semejantes ataques personales y profesionales. También hacemos un llamamiento a los profesionales de los distintos medios de comunicación para que se solidaricen con estos compañeros de manera visible porque entre verdaderos profesionales de la comunicación este tipo de comportamientos y apología de la descalificación y el insulto son inaceptables. Hay que recordar que UPCC ya denunció a esta televisión hace unos meses y que está a la espera de que se fije la fecha del juicio por una serie de descalificaciones que los ya mencionados directivos dedicaron a otros profesionales y esta organización sindical. Este sindicato que representa a casi 250 profesionales de la comunicación de toda Canarias solicita a los jueces y fiscales el amparo y la diligencia necesaria para que las decenas de ciudadanos que son insultados y denigrados a diario, en varios de los programas de esta emisora, no se sientan indefensos.

UPCC ya tiene en su historial varios ejemplos de
lucha y defensa por la libertad de expresión y del derecho a la información de los ciudadanos y de los profesionales de la comunicación, pero creemos que bajo este paraguas legal con el que algunos se llenan la boca y los bolsillos, se están escondiendo este tipo de personajes y otros conocidos mercenarios de la información que utilizan determinadas cadenas locales de televisión y radio para mercadear con estos derechos y tratar de manipular a la ciudadanía. Además, este sindicato recuerda a las instituciones que destinan dinero público a esta emisora de televisión que son directamente responsables de promocionar este tipo de terrorismo comunicativo y se puede entender que con su apoyo aplauden estos comportamientos. Una cuestión que debería parecer inaceptable para quienes respetan las reglas del juego democrático y los derechos a opinar e informar de los ciudadanos, así como de los verdaderos profesionales de la comunicación. Otra cuestión que debería revisarse es quién, cómo y porqué se está colaborando para que esta emisora amplifique su señal y su insultante forma de hacer televisión por otros municipios de Tenerife.

UPCC como sindicato que ya tiene más que demostrada su absoluta independencia hacia todo tipo de poderes, sean políticos o empresariales, echa de menos que otras organizaciones profesionales, sindicales e instituciones académicas, que conocen las fechorías de esta emisora hacia la ciudadanía y los compañeros del norte de Tenerife, sigan en silencio ante estos atropellos. El sindicato les invita a sumarse a la condena pública de este tipo de comportamientos que nada tienen que ver con el ejercicio serio, ético y riguroso del periodismo en Canarias.

Por último, UPCC también se pone a disposición
de los trabajadores de esta emisora para asesorarles en lo que consideren oportuno y que sus derechos profesionales y laborales sean respetados en todo momento".

Montesdeoca (el que está sentado)

Va una muestra de los mencionados. vídeo localizado en INTERNET.

En España ya se nos conoce


www.Tu.tv

Menudo FLYPA

El domingo 4 de mayo Flypa echaba el cierre por este año sobrepasando con creces las previsiones más optimistas. La coincidencia con las Fiestas de Mayo de Los Realejos, los días festivos de este primero de mes y el buen tiempo atmosférico, se han aliado favorablemente para lograr que el Festival brille con toda su luz, proporcionando un espectáculo lúdico deportivo sin parangón en toda Canarias. El público tuvo una nueva oportunidad de sorprenderse con la pericia del Salto base y de los paracaidistas que se lanzaron desde un aviocar T-19 del Mando Aéreo de Canarias, pudiendo disfrutar de una nueva exhibición de la espectacular Patrulla Acrobática Paracaidística del Ejército del Aire (PAPEA), con aterrizaje en la Playa del Socorro.

www.Tu.tv

De la Cruz Santa al MUNDO

El municipio de Los Realejos celebró este sábado una de las jornadas más importantes de su calendario festivo: el Día de la Cruz. Aunque es el 3 de mayo cuando se concentra el grueso de las actividades, el día dos, el núcleo de la Cruz Santa (o pueblo, como le gusta llamar a los cruzanteros) se adelantó a los festejos con su tradicional enrame de cruces en casas, capillas y calles, que abrieron a los visitantes durante todo el día. Más de 60 enrames de cruces se pudieron ver durante tod0o el fin de semana. Cómo se ve en las imágenes las gentes abren sus puertas, zaguanes y ventanas para que todos puedan ver y oler las cruces.

www.Tu.tv

El fuego Realejero..

El “pique” y los fuegos artificiales de la calle de El Medio y la de El Sol, de Los Realejos, estuvo algo ahumada, por la falta de viento, aunque, como siempre: espectaculares y grandiosos. Su espectacularidad viene avalada por la maestría de las pirotecnias de este municipio, una de ellas la empresa Hermanos Toste, con más de doscientos años de trayectoria, es considerada como el primer taller de “foguetería” de Canarias, y de España en calidad pirotécnica.

Pero detrás de estas celebraciones hay una circunstancia que ha sido la clave para su supervivencia: “el pique” entre las calles de El Sol y de El Medio. Esta práctica en épocas pasadas estuvo a punto de provocar altercados de incalculables entre vecinos. Algunos estudiosos apuntan que este “pique” se remonta a 1770 y a la existencia de dos clases sociales diferenciadas: los propietarios de las tierras por donde discurría la calle de El Medio, también conocida como de “los Marqueses”, donde residían clérigos, militares y apellidos compuestos de cierto abolengo; y los medianeros y pequeños campesinos de la calle de El Sol, habitada por zapateros, mujeres que se dedicaban a lavar la ropa ajena, agricultores y ganaderos.


www.Tu.tv