Creo que Dios es marica, por fin.


Que se sepa: Afganistán, Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Irán, Mauritania, Nigeria, Sudan y Yemen aplican la pena de muerte contra los homosexuales. Ochenta y cinco países persiguen la homosexualidad. La condenan con cárcel, flagelación, internamiento en psiquiátricos o campos de trabajo. Pues el Vaticano está de acuerdo con esto horror humano. La iglesia no ayuda, sino castiga, aunque eso ya lo sabias.

La última “azaña” de los aburguesados jefes de los curas es la de oponerse a la propuesta que Francia, como presidente de turno de la UE, plantea presentar ante la ONU para exigir la despenalización universal de la homosexualidad.

He leído la biblia, por curiosidad, también los textos apócrifos, que son más interesantes y progresistas- de ahí lo de ser apócrifos- y no he encontrado nada que se parezca a la iglesia actual. Nada, y eso que la biblia está redactada y retocada para que les venga bien a los jefes del sistema católico, pero ni con esas se parece.

Yo hace tiempo que me he dado cuenta que el Vaticano defiende los mismos prefectos que los musulmanes cuando se refieren a la mujer y a los homosexuales. Los mismos. Les da igual. Y eso que la iglesia está cargadita de homosexuales, y ¿mujeres?.

De nuevo los de afuera quieren controlar a los de adentro. De nuevo se quieren meter en mi vida, en la tuya, en la de tu vecino- como han hecho siempre- para decirte con quien tienes derecho a dormir cada noche o con quien no. La iglesia ha perdido el rumbo, le abruman los acontecimientos, se le va el negocio- aunque les queda rato- y no se reforma. Lo hará- pienso- cuando los de ahora saquen billete para el purgatorio que ellos mismos han inventado.

Maravilloso invento este de la iglesia. Todo lo invisible nos subyuga, nos distrae; nos crea incertidumbre. El misterio es el mejor de los catecismos. De eso se ha alimentado la iglesia y de eso pretende seguir viviendo. Pero no en mi nombre.

En 8 países del mundo te pegan un tiro- en el mejor de los casos- por ser marica o lesbiana, y en otros 85 te meten en la cárcel o te vejan. La iglesia católica lo condena, pero no firma un documento con el que se pretende despenalizar universalmente estas atrocidades. El Vaticano da sus explicaciones, pero NO EN MI NOMBRE.

Definitivamente Dios les ha abandonado, porque- por fin- se ha dado cuenta que es MARICA.

Publicar un comentario