La ley de costas y la honestidad en los contenidos


Lo he pensado varias veces antes de ponerme a escribir esto. Me dí un par de vueltas por casa reflexionando. No puede ser , no doy crédito a lo que he visto. Pero lo vi y lo escuché. Insisto, lo he pensado mucho para evitar problemas y por el afecto enorme y cariñoso que le tengo a esa casa: pero yo me dedico a contar lo que pienso, y creo que no viene mal que lo diga.
Miraba estupefacto sentado ante la tele, es que no se puede decir otra cosa, un reportaje , o seudo reportaje, sobre la Ley de Costas y sus efectos en Canarias.

Ante de seguir debo decir que fui de los primeros en esta tierra en sacar a la luz el problema concreto del ChoVito y, por lo tanto la empatía que sentía y aun siento por alguno de sus antiguos habitantes. Aclarado esto, añado que he sentido lastima, pena e incredulidad al ver el mentado reportaje por un canal regional de Canarias. En ningún momento se ha dado oportunidad a aclarar porque se derribó el ChoVito, se ha basado el autor del mismo a sacar a los supuestos damnificados sin aclararnos el fondo de la historia. Si el autor hubiera consultado un par de boletines, como hemos hecho otros informadores, a lo seguro hubiera hecho un trabajo brillante, que no imparcial, ya que eso no existe. No habló la Dirección General de Costas, o a sus efectos sus representantes en Canarias; no habló el ayuntamiento... y así un largo etc.

¿Es una pena o una oportunidad perdida?

Me consta, por ejemplo, que la Guardia Civil asistía incrédula a la cantidad de noticias que se vertían a favor de los okupas del ChoVito, y eso que había varias sentencias judiciales dando la razón a costas. Bueno, que te paso enlaces para que veas que hay algo siempre debajo de los gritos y las lágrimas. Al igual el autor del reportaje nunca se ha preguntado que hay detrás de un tipo que tanto grita.

Pincha aquí y piensa.

BOC 4 marzo 2008.

Mentirassss...

Buceando es fácil encontrar

Yo y mi camarita...el burro delante

Bueno, puedo ser más claro, pero no hace falta. Hay una cosa que debe imperar en periodismo, se llama: HONESTIDAD. Y de eso no ha habido ni en el reportaje ni en los que en todo momento intentaron y lograron que el derrumbe del ChoVito pareciera el suceso del siglo. Amén.
Publicar un comentario