Los puntos sobre las íes : respuesta

He podido echar un buen vistazo a tu blog. Me ha gustado: vamos en la línea. Sobre lo que me dices en el comentario de la noticia de Algunas cosas para tapar mentiras sobre el Cho Vito, debo añadir que es cierto que comencé a implicarme informativamente con el caso del ChoVito algo influenciado y escorado. Con el tiempo he ido conociendo algunas verdades del barquero, cómo, por ejemplo, quien firmó el acurdo para que esa zona se limpiara de casas. Hago referencia en este blog al BOC del 4 de marzo de 1998. (BOC 4 marzo 2008). Ahora, con el tiempo, comparto mucho de lo que escribes en tu blog. Añado más, en el informativo que edito y presento en en televisión me he empeñado en que los datos de ese boletín, así como las declaraciones y comparecencias del alcalde Sindo, se entendieran y escucharan. Detesto la manipulación y la mentira. Entono mi culpa como primeriso en el Chovito; aunque, sin salir en defensa de algunos exhibisionistas de la profesión, tengo que añadir: a los responsables de los medios, y al espectador, les gustan mucho las noticias "exuberantes", como la del Chovito. Para redimirme y dejar claro que hago lo que pienso, voy a publicar debajo de estas lineas Cho Vito, algunas verdades.

......

Son excepcionales los casos en los que la clase política, en su totalidad, la prensa, en su totalidad y la opinión pública se ponen de acuerdo de una misma cosa. Es tan raro, que asusta, y con razón.

Para los que no estén al tanto, Cho Vito es una muy pequeño conjunto de viviendas en el litoral del municipio de Candelaria, en Tenerife. La semana pasada se procedió a la demolición de 23 de estas viviendas, a tenor de la ley de costas, drama que provocó el seguimiento de medios nacionales, y masivamente, regionales.

Desde niño me llevan diciendo que las verdades a medias son peor que las mentiras. Así pues, voy a contar algunas verdades sobre el caso Cho Vito que no se han contado, o si se han hecho se han hecho tan tímidamente y a destiempo, que, para el caso, es lo mismo que si no se hubieran contado.

¿Los motivos de que no se hayan contado? Los desconozco. No sé si es para que la noticia vendiese más (misión cumplida), por miedo a la impopularidad por parte de la prensa (que vergonzoso sería esto), o simplemente porque ya no quedan periodistas de verdad. No sé cual de las opciones es más descorazonadora.

Empiezo.

Verdad 1

Las viviendas eran ilegales. Se construyeron sin titularidad sobre el terreno, es decir, “aquí me hago mi casa, porque me da la gana”, y por supuesto sin ningún tipo de licencia o permiso.

Esto se ha dicho en medios, pero muy sutilmente, tanto que la impresión que se ha dado es que la actuación consistió en el cruel derribo de las propiedades una personas sin ningún tipo de piedad, y en total indefensión.

Verdad 2

Los afectados hacía años que conocían a la perfección la situación, y por supuesto habían hecho todo lo posible por evadir el cumplimiento de la ley. Incluyendo el muy viejo truco (aconsejado con toda seguridad por sus abogados) de esconderse. Es decir, evitar de todas las formas posibles que la recepción de las notificaciones legales, para posteriormente argumentar que en ningún momento se les notificó nada.

Esto se ha obviado bastante en medios, dado que las imágenes que repetían una y otra vez mostraban frases de los afectados como: “no me han dejado ni entrar a por mis cosas”. Hacía años que estaban en aviso de que dichas construcciones ilegales iban a ser derribadas y habían sido perfectamente notificados de que el martes iba a ser el día.

Verdad 3

Se ejecutó el derribo de 23 viviendas. Pero una cosa que a penas se insinuó es que hubo algunas viviendas que no entraban en el derribo. Vaya, parece que a alguien se le olvidó comentar este pequeño detalle.

¿Y por qué algunas no entraban en el derribo? Pues porque se derribaron solo las casas de aquellos que ya disponían de, al menos, otra vivienda, y por tanto, para los que su casita en la playa suponía su segunda residencia (incluso para algunos hasta tercera, si no estoy mal informado) ¿Pobres? Vaya.

Verdad 4

A los habitantes de las viviendas que no fueron derribadas, por no tener otro lugar, se les va a proporcionar una vivienda de protección oficial. Por ello que se les permite seguir viviendo en Cho Vito, hasta que eso ocurra. Según tengo entendido, la VPO se les va a proporcionar sin coste. Aunque, corríjanme si estoy equivocado este último punto. En todo caso van a poder acceder a una vivienda.

Es decir. La premisa es que nadie se va a quedar en la calle. Todo lo contrario de lo que han querido vendernos.

Por otro lado, menudo precedente, yo me hago una casa donde me da la gana, y cuando me la derriban me dan una nueva ¿Moraleja?

Por supuesto estoy totalmente de acuerdo a que se facilite acceso a una vivienda a aquellos que necesitándola, no pueden acceder a tener una de ninguna manera.

Verdad 5

Siendo segundas residencias, ¿qué uso hacían de las mismas?

Para algunos era la casita de veraneo o de fines de semana, donde hacerse las paellas, a gustote, en primera línea de mar. En la misma orilla.

Para otros era simplemente una fuente de ingresos adicional, pues muchas de las viviendas estaban arrendadas. Dándose el caso de que uno de los afectados tenía hasta tres de estas viviendas arrendadas.

Se acabó el negocio.

Desconozco qué ha pasado y en que siuación estaban los arrendadores de las viviendas. Supongo que son realmente los principalmente afectados.

Verdades 6 y 7

Muchos han argumentado que Cho Vito era un arraigado pueblo de pescadores. En algunos medios incluso se llegó a comparar con otros emplazamientos, realmente arraigados y de pescadores, con más de 100 años de antigüedad.

De arraigado nada.

Aconsejados seguramente por sus abogados, intentaron declarar Cho Vito como BIC (Bien de Interés Cultural) con el único objetivo de evitar el derribo, pero la entidad encargada de conceder dicha calificación, el Cabildo de Tenerife, la desestimó ¿Y por qué lo hizo? Porque no era, de ninguna manera, un Bien de Interés Cultural, era un conjunto de viviendas a la orilla del mar, alguna con cierta antigüedad, pero la mayoría no. Sin más.

De pescadores nada.

Sí. Es cierto que algunos de los habitantes de Cho Vito pescan. Efectivamente, y por lo que me he enterado sin permisos, ni licencia de ningún tipo.

Vaya.

Verdad 8

Si en su momento me construí una casita en la orilla del mar, de la cual disfruto cuando quiero (o bien me aporta unos beneficios extra), y ahora me la van a quitar, me cabreo. Lógico, ¿Verdad?

¿No haría la mayoría casi cualquier cosa por intentar evitarlo?

El agravio

El único argumento comprensible de todas las quejas es el agravio ¿Y por qué Cho Vito? ¿Por qué no algunas casas de ricos u hoteles que están también en la costa?

Desde luego, mi deseo, y debería ser el de todos, es que se recupere la costa. Y espero que, por supuesto, caigan todas las casas y construcciones, de ricos y no ricos, que estropean el litoral.

Y bueno, en proceso están otras tantas construcciones en toda españa, hoteles de lujo incluídos. Supongo que todo se andará, y si no se anda, habrá que darle un empujón, pero eso no significa que los Cho Vitos que hay esparcidos por el territorio no haya que tirarlos de igual forma, ya sea hoy, mañana o el año que viene.

Por otro lado, si toda la energía invertida en manifestaciones pro Cho Vito, con insultos y amenazas de muerte al alcalde de Candelaria, a su familia y a todo el que se meneara por ahí, incluidas. Si toda esa energía, repito, se invirtiese en denunciar aquellas construcciones que, estando también en el mar, parece que todavía no están señaladas, otro gallo nos cantaría.

La farsa

Así pues, todo esto ha sido una farsa. Una farsa en la cual han caído absolutamente todos. No hay medio, televisión, radio o prensa escrita, que no se haya lamentado de la injusticia, y que no haya hecho incapié en el drama, sin haber indagado lo más mínimo, tan solo transmitiendo lo que los afectados contaban ¿Eso es periodismo?

Un farsa en la cual se han sucedido una serie de declaraciones políticas, a cual más vergonzante y a cual más absurda.

Para todos la culpa ha sido de costas. Para todos costas es malísimo. Es el ogro que se dedica a dejar en la calle a pobres ciudadanos de forma cruel, de forma totalmente arbitraria. Por supuesto para los interesados, en búsqueda del voto perdido, costas es Madrid, y Madrid es mala con los Canarios (Habla, canario, habla. Pero ni se te ocurra pensar)

En definitiva. Se ha defendido a capa y espada el interés de unos particulares que lo que hicieron en su momento fue quebrantar la ley. Pero lo peor es que, en todo este circo mediático, se ha demonizado al unísono el objetivo de recuperar el litoral español.

Eso sí me parece un drama.

Publicar un comentario