Yo me pregunto...¿¿¿De que van los reyes de Oriente???

Ya, ya lo se, ya se que escribo esto un 9 de enero en horas de la madrugada cuando los hechos que voy a narrar ocurrieron el día 5, pero por más que llevo desde el pasado año pensándolo y preguntándolo no consigo sosiego en mi vida, la vida de diario, me refiero. Hablo del magno día en el que sus majestades los “Reyes de Oriente” son depositados, como carga pesada, en el estadio de don Heliodoro o de don Concepción...o Ricardo. Bueno, da igual, a lo nuestro. Como podrá ver el lindo lector bajo estas letras hay un vídeo en el que se ve claramente como un helicóptero pagado con dinero de todos se permite el lujo (lujazo) de faltar a su trabajo ( el parato y los que lo manejan) y llevar a los tres disfrazados al estadio de don...

Cómo el lindo lector recordará, antiguamente, y por una tradición de años, eran los militares quienes se encargaban de esa faena, hasta que llegó un general y mandó a parar semejantes divertimentos navideños: “que los militares no estamos pa´eso”, se dijo. “Además- volvió a decir el general- ya no sabemos que explicaciones dar a tanto ayuntamiento que también quiere que portemos en nuestro regazo verde con panza de acero a los tres Magos”. Así que decidieron cortar por lo sano, sobre todo porque eso de subir a civiles en aparatos militares y sin seguro de responsabilidad civil no es buena cosa. Fíjate, estupendo lector, que en una ocasión, que se sepa, los tres reyes que despegaron desde la base de la FAMET en los Rodeos eran militares (pilotos de helicópteros) disfrazados de reyes, que luego al llegar al fresco césped del Inodoro, digo Heliodoro, intercambiaron sus ropajes reales con los civiles que tenían que pasar la cabalgata subidos a la chepa del dromedario (tres).

Por qué cuento todo esto, pues porque después de que los militares cerraran el grifo navideño el ayuntamiento comenzó a tirar de los helicópteros del GIE, que casualmente no están para esas labores, sino para las propias: salvar y rescatar la gente mundana, como nosotros. ¿ Por qué utilizan un aparato de rescate para este fin y no contratan uno civil, que hay por ejemplo en esos sures de Tenerife? Ah, compadre, yo no lo se, pero el hecho de llevar hasta el estadio un helicóptero de rescate motivó, según las lenguas viperinas, que el cuerpo sin vida del ciudadano alemán que se halló en las cumbres de el Batán permaneciera al sereno una noche más. Y eso que el cuerpo del pobre hombre perdido y muerto mientras hacía senderismo fue localizado en la tarde del 5 de este enero sobre las 16 horas, tiempo y luz suficiente para que fuera rescatado para tranquilidad y paz de sus familiares. Pero como estaba muerto, pues parece que algunos pensaron que era mejor lucir la cola del aparato con el anagrama del Gobierno de Canarias entrando a tuti plen por la azotea del inodoro. Ay...Canarias.

video
Publicar un comentario