¿La NUESTRA?

Hoy me voy a desahogar hablando de la ¿NUESTRA?. Bueno, de la Nuestra y la de ellos, que es lo mismo. Y lo voy a hacer con la ley de la ventaja que me da la democratización de Internet.

Comienzo dejando claro que no me voy a referir a las maneras, estupideces, cursiladas; insultos, atropellos, improperios, vejaciones; tomaduras de pelo, chulerías a cientos y demás vainas del jefe de informativos de La NUESTRA. Ese ya se despacha su epitafio el sólito. Ya verán.


(Esta U.Móvil es de todos, así que la retrato)

Me dirijo a quien esto lee: pueden opinar lo que quieran del mentado tolete del que hablo en el párrafo anterior, que aquí no voy a cercenar opiniones al respecto ni creo que me llame para que lo haga.

A lo que iba:

Analicemos lo que ha supuesto la aparición de LA NUESTRA en el panorama audiovisual de Canarias. Todos opinaban que con la aparición de la nuestra en el “pantallaza” canario el negocio catódico iba a subir enteros. Si miramos atrás, ni ha supuesto eso y muchos ya ven claro que lo que ha venido a suponer la llegada de LA NUESTRA es un desastre en la industria y la ruina de unos cuantos, sin contar que es una trituradora de la moral profesional de quien se atreva a pasear sus conocimientos por ella, LA NUESTRA.

Las primeras victimas de la llegada del modelo de LA NUESTRA fueron dos productoras canarias: P.A.P.I (Tenerife) y Brea Producciones (Gran Canaria). Ambas murieron por la garra, desdén y métodos de quien hasta mediados del año 2008 se encarga del suministro de programas. Y lo más grave del caso es que estas productoras murieron con la connivencia del Gobierno Canario, que tanto se jactó de decir que lo que iba a crear LA NUESTRA eran puestos de trabajo y un tejido industrial televisivo en todas las islas.

Tanto a “PAPI” como a “BREA” los fueron asfixiando a medida que les iban contratando con acuerdos leoninos. Además, con medios de todos nosotros (unidad móvil, satélites etc) ejercía LA NUESTRA, o quien se encarga de explotarla, una competencia desleal ofreciendo a los operadores nacionales e internacionales, que requerían antes los mismos servicios a BREA y PAPI, producciones a menos coste. Pero, eh ahí por donde va la crónica de hoy, con los medios que el Gobierno de Canarias había adquirido y que pusieron a disposición de la empresa encargada de suministrar la programación. Además irrumpían incluso en el panorama de la alta frecuencia (satélites) ofreciendo a esos mismos operadores internacionales los medios para transportar la señal, con lo que hacían- y hacen- igualmente competencia desleal, siempre con medios de todos los canarios.

La pregunta es: ¿quien facturaba y factura todos esos servicios? No parece que fuera LA NUESTRA directamente, sino la productora adjudicataria de la programación.

¿Sabía el gobierno que administra nuestros dineros y bienes que eso ocurría y sigue ocurriendo? ¿Sabe ese mismo gobierno y sus dos responsables en comunicación que han “matado” y siguen "matando" a los pequeños con esos métodos?

Vengo del mundo de la radio, para luego recalar en la Tele, para luego pasar por otros segmentos de este oficio. Ahora vuelvo a la Tele, a la de EL DÍA. Me he sentado a pensar, he preguntado a los currantes sobre todo esto que acabo de contar y, todos, coinciden en lo mismo. Algunos hasta vivieron lo narrado anteriormente. 2008 UN RESURGIR, pero en serio esta vez, de la industria televisiva en Canarias. La entrada del nuevo canal Antena 3 Canarias, y de las fuertes apuestas de las televisiones insulares, entre las que está EL DÍA TV, me hace pensar que los días de LA NUESTRA empiezan a cambiar. Ya no les va a amanecer a ellos únicamente. Creyeron ser los reyes del mambo cuando vieron como Antena 3 Tenerife y Las Palmas se diluían a la mitad y TVE era transformada en un mero habitante sin techumbre expuesta a la lluvia. Y todos eso gracias a la mano negra de un sujeto, al que un día le pondré nombre y rostro.

Ahora ya amanece bonito para muchos, no sólo para LA NUESTRA, aunque por lo visto este martes 15 en las cercanías del escenario del Carnaval de Santa Cruz de Tenerife así lo seguían creyendo. Pero ese es un secreto que desvelaré uno de estos.

LA NUESTRA: NO CON MI DINERO, AUNQUE POR DESGRACIA NO PUEDO ELEGIR.

Publicar un comentario