Esto lo he encontrado en el TOP SECRET de CANARIASAHORA.COM y creo que estamos todos de acuerdo

EL TELEPREDICADOR DEL NORTE DE TENERIFE PIERDE UN PLEITO HISTÓRICO
Pepe López y las dictaduras:
A la espera de que el apagón analógico haga selección digital en el espacio radioeléctrico, continúan emitiendo de aquella manera por esos mundos de Dios algunas teles locales. En el Norte de Tenerife tenemos localizada (nosotros, el CNI y cada vez menos telespectadores) una televisión verdaderamente singular.
Nos referimos a Mi Tierra Televisión, de un sujeto que ya ha sido protagonista de algunos de nuestros piadosos comentarios. Se llama Pepe López, y hace una especie de programa, de nombre El Chanchullo (imaginen el resto), que se emite a todas horas y en el que pone a parir a todo hijo e hija de vecino y vecina por las razones más alambicadas. Sus comentarios empiezan a ser motivo de cachondeo general, de peregrinos que llegan a ser. No le cree casi nadie y, encima, en los juzgados lo ponen firme por causas tan extravagantes como insultar a una profesora que dijo que el régimen franquista fue una dictadura.

PEPE LÓPEZ, AMIGO DE MARCOS BRITO (CON I LATINA)
Cambiar de historiadores:
Pepe López, como recordarán, está relacionado con aquella investigación que tiene como centro a un ex espía del CNI que llegó a utilizar la tele local en cuestión para tratar de meter en cintura a políticos del norte de Tenerife. Es amigo del ex alcalde del Puerto de la Cruz, Marcos Brito, pedazo de hombre donde los haya, que ahora dedica su tiempo libre a ser consejero de la Radiotelevisión Canaria (Dios nos libre y guarde). El tal Pepe López aprovecha la menor ocasión para lanzar soflamas fascistas en su tele, y por eso puso a parir a una profesora de un colegio privado de Los Realejos por una abismal diferencia de criterios acerca de Francisco Franco. Pepe insultó a la docente, que le metió pleito civil que ha ganado. Suponemos que la demandante no habrá tenido que demostrar ante la Justicia que Franco fue un dictador, como sostienen los que seguramente sean historiadores de cabecera del comunicador norteño, Pío Moa, Blas Piñar o De la Cierva. A saber.

Publicar un comentario